Bienvenidos y bienvenidas.

mis amigos y amigas



En esta primera entrega verán algunos de mis libros publicados, datos personales y el relato "ACCIÓN Y REACCIÓN 1", que pertenece a "BAJO EL SUBSUELO", y el cual en varias oportunidades he podido leer (con música incluída) en la diferentes charlas que he brindado tanto en colegios, universidades y otros. Puede parecer muy fuerte, pero la magia de la narrativa me permite expresar y maquillar con elementos literarios, algo que encontramos todos los días en los noticiarios.











BAJO EL SUBSUELO

BAJO EL SUBSUELO

BAJO EL SUBSUELO

Esta segunda edición representa un orgullo para el autor porque aún siendo un libro independiente,el público respaldó su obra,no sólo en Chile,sino también en el extranjero. BAJO EL SUBSUELO consta de ocho relatos en los cuales el suspenso,la ficción y el misterio,en un lenguaje directo y claro,dan vida a una variedad de cuentos en donde el miedo,la muerte,la venganza y el amor transportan al lector a situaciones inesperadas.

Portada Naturaleza de Hembra

Portada Naturaleza de Hembra

NATURALEZA DE HEMBRA

Ella es cautivadora y muchos querrían tenerla, pero tras ese encanto hay secretos y misterios difíciles de explicar y entender. Ella ama, pero siempre se debate entre lo que es, lo que fue y lo que puede llegar a ser:
El límite entre el dolor y el placer, el amor y el odio, la grata y tibia compañía de un hombre o la más absoluta soledad.
Después de leer este libro, seas hombre o mujer, comprenderás que la belleza no es una virtud y que los problemas no siempre tienen solución terrenal.
Una novela enmarcada en la ficción, misterio, suspenso y altas dosis de erotismo, en una historia difícil de predecir que lo llevará, en un lenguaje directo y estilo dinámico, desde el Santiago del siglo XXI hasta antiguas ciudades perdidas.

NOVELA NO APTA PARA MENORES

Datos personales

Mi foto
Santiago, Chile
Su primer libro, “Bajo el Subsuelo” tuvo una gran acogida por parte del público, no sólo en Chile, sino también en los países que ha visitado promocionando su trabajo: Rep. Dominicana, México y Argentina. En el primero (Febrero2005) fue invitado a ocho programas de TV y a un foro con periodistas y lectores en la librería Cuesta, donde los ejemplares se agotaron en un mes. En la feria Internacional de Guadalajara(Noviembre 2005) “Bajo el Subsuelo" se transformó en el libro más vendido del stand de Chile. Y en la feria de Buenos Aires (Mayo 2006),compartió con el público y firmó su obra. En el año 2006 creó el web www.escritoresindependientes.cl que durante tres años apoyó y divulgó a los escritores autoeditados. Desde el 2006 a la fecha es jurado en la parte literaria en las becas para talentos artísticos que entrega la municipalidad de La Florida. En 2008, junto a la artista Mónica Vent,funda la editorial Yellow, libros artesanales, ocupando material de reciclaje.

ACCIÓN Y REACCIÓN (perteneciente a BAJO EL SUBSUELO)

1

El corazón palpitaba a mil por hora, litros de transpiración helada corrían por mi espalda y una cantidad increíble de pensamientos e ideas cruzaban por mi cabeza. A eso se agregaban estertores imposibles de controlar. Mi plan era perfecto; cruel, pero sin este desenlace.
Me agarré la cabeza a dos manos tratando de cohesionar los hechos y pasos a seguir. Entonces sentí mi frente húmeda y pegajosa. Claro, mis manos estaban manchadas con sangre inocente, sólo que ahora empezaba a darme cuenta de la realidad. Y para no tener dudas volví al living.
Y allí estaba, con su cuerpo semi desnudo con la
ropa hecha harapos tendida en el suelo, la cabeza apoyada en un charco de sangre, y los ojos abiertos, uno azul y el otro verde, confirmaban que Maribel estaba muerta.
Y que yo la había matado.

2


«El dinero no hace la felicidad, pero puchas que ayuda» rezaba el pergamino en aquella tienda de juguetes y regalos. Yo sólo sonreí, porque en lo que a mí respectaba, el dinero me había dado todo como para sentirme feliz. Además que en reiteradas ocasiones, más de un problema me sacó de encima, incluyendo cuando, regalo de por medio, hizo cambiar la cara de alguna amante que por alguna razón estaba enojada
conmigo.
Ser "hijo de familia" es sin dudas una garantía. Mi padre era senador de la república, mi abuelo; un juez de la Corte Suprema y yo un ingeniero comercial, dueño de dos discotheques (en ese momento). Soltero, no sé si tan codiciado, aunque eran varias las zorritas a las cuales les gustaba estar conmigo porque materialmente les convenía. Pero el hombre es como el gato: Puede estar comiendo y estar satisfecho, pero si le pones otro pedazo de carne más allá, va y también se lo come. ¿Soy claro? Eso creo.
Teniendo tanta beldad a la mano (a mis discotheques invitaba muchas celebridades), justo se me ocurrió, o mejor dicho, se me puso en mente, la hija de la señora Eleonor, quien desde hacía más de veinte años era la empleada de la casa. A su hija la conocía poco, y todo tuvo su punto de partida la celebración del año nuevo de 1992, cuando la señora Eleonor llevó a Maribel y al pololo (novio) de ella a la fiesta que solíamos
realizar. Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que
Maribel, ya con 16 años estaba preciosa. Su cabello liso y oscuro hasta los hombros, su rostro fino adornado con pecas y sus ojos encantadores que presentaban una curiosidad: Uno era azul y el otro verde.
La cena estaba servida, sólo faltaba colocarse la
servilleta.

3

Me ofrecí a hacerle clases de matemáticas y reforzar
sus conocimientos para el colegio, porque a pesar que reciénestábamos en Marzo, mejor era prevenir que curar (o en este caso; asegurarse antes que perder).
Lo que me estaba sacando de quicio era que Maribel me seguía viendo como don Agustín. No sé si lo que más
pesaba era el hecho que yo fuera 14 años mayor; que ella estuviera pololeando o que fuera la hija de mi empleada.
Una noche, después de un extenuante día y de las
clases de matemáticas, la llevé a su casa. Ahí intenté acercarme, pero ella se puso muy nerviosa; se despidió rápidamente y se bajó del auto.
Quedé tan enojado que esa noche me emborraché
y tuve un sueño erótico con Maribel, el más intenso de toda mi existencia. Mi húmedo despertar dibujó una sonrisa en mi rostro que se contrapuso a la resaca provocada por la combinación de alcoholes probada la noche anterior.
Cuando comprendí que lo mío ya era obsesión fue
una noche, en una de mis discotheques, luego de convencer a una de las cajeras para que bailara conmigo. Después nos fuimos a mi casa. Lo bueno era que, aun en la cama, yo seguía siendo el jefe. Ella siguió mi juego, sólo que de repente se me cruzó el rostro de Maribel y creí someterla a mi regalado gusto, lo que me hizo actuar salvajemente con la cajera.
No podía aguantar más. Era hora de ponerme en
acción.
4

Había terminado la clase y me ofrecí nuevamente para llevarla a su casa. Ella accedió un tanto temerosa, como
presintiendo el fin de la velada.
A mitad de camino le pregunté si no le molestaba que me desviara un tanto, ya que tenía que ir a buscar unos documentos a la parcela. Su respuesta fue positiva.
Dentro de la parcela, en el living, empecé a actuar, como si estuviera buscando los ficticios documentos. Interrumpí mi labor y la invité a un café con cognac. Mientras hervía el agua me fui al baño y me pegué una buena «jalada».
Luego, mientras bebíamos, sentados, la tomé por los hombros y le di un beso. Maribel, tímida, me lo respondió.Yo ya estaba muy caliente y empecé a manosearle las tetas y sacarle su blusa. Me detuvo, trató de pararse, pero la agarré de su cabello corto y la besé a la fuerza, metiendo mi lengua ojalá hasta la garganta. Cuando me hundía con desesperación en su pecho ella reaccionó y me golpeó en la nariz y trató de escapar.
Con una mezcla de furia y calentura la alcancé y empecé a golpearla con puños en el rostro y cuerpo. Y después, para que no tuviera dudas que no había alternativa, le di de patadas en el suelo como si fuera un balón de fútbol.
Hice pedazos su ropa y la violé vaginal y analmente, sintiendo hombría por no haberme acobardado ante mis deseos. Después de quedar más que satisfecho y cuando me
proponía hablarle con respecto al silencio que debía guardar,Maribel se incorporó y trató de arrancar, usando las pocas energías que le quedaban luego del ultraje. No encontré nada mejor que perseguirla y darle con un pisapapeles en la cabeza.
Fue un sólo golpe. No quise matarla, pero lo hice.

5

Crucé todo Santiago para botarla en un canal del lado oriente de la capital. Las cosas estaban bien claras: Yo le había hecho clases como de costumbre y ella se había ido sola a su casa.
Pasaron un par de semanas poco agitadas. La noticia
no se hizo tan importante para la prensa. Obvio, la desaparecida no era hija de familia rica, sino la hija de una empleada doméstica.
Al mes y días encontraron el cadáver, o lo que quedaba de él, ya que los perros y las ratas habían hecho su trabajo. Las pruebas del Instituto Médico Legal confirmaron que los restos eran de Maribel; y ahora la noticia cobraba importancia y era primera plana en los periódicos, ya que el principal sospechoso era yo, hijo de senador y nieto de juez de la Corte Suprema.
Debo reconocer que fueron semanas y meses terribles,
con interrogatorios y trámites legales. A mi favor contaba el hecho que todo no pasaba de las especulaciones, no había pruebas, ya que tuve la precaución de limpiar y ordenar todo en la parcela, y cuando hicieron la prueba de semen, mi abuelo y mi padre movieron influencias para adulterar los exámenes. El dinero todo lo puede, el dinero hace la felicidad.
Una noche tuve una rara pesadilla donde me veía encerrado en una celda muy pequeña que flotaba. Al despertar, suspiré y en tono de broma, me dije que si caía preso y me daban cadena perpetua o pena capital, mi suerte iba a depender del gobierno de turno, con el cual hasta podría gozar de un indulto.
Encendí un cigarro y me reí.

6

No me podían culpar, pero el tener siempre periodistas a la salida de tu casa termina por cansarte. Mientras, la señora Eleonor aparecía continuamente en los noticiarios y programas especiales de prensa de la televisión.

7

Pasaron los meses y años, y cuando la noticia bajó de intensidad y la causa fue sobreseída, mis familiares me recomendaron viajar fuera del país. Asunción, en Paraguay, fue mi destino; y terminé por radicarme en aquella tierra, iniciando negocios que pronto marcharon muy bien. A Chile sólo iba para las fiestas familiares.
Aquí me casé. Tuve un par de hijos y viví con muchas regalías y pocos sobresaltos.
Recuerdo que a los 75 años fallecí, tranquilamente
en mi lecho en compañía de mi señora e hijos. Y fue sin dolor.

VIII

Pensar que yo no creía en esto. Todo siguió su curso natural.
Me encontraba en pleno bosque tratando de agarrar
a ese gusano para mi almuerzo. Llevaba tres meses así, y la verdad es que ya estaba muy acostumbrado a esta nueva formade vida: Era un jilguero silvestre.
Bueno, el maldito gusano se escabulló bajo tierra, así es que tuve que volar a otro lado para buscar mi cocaví. De repente vi algo a ras de suelo que llamó mi atención. Me acerqué, vi que no había peligro y empecé a comer unas deliciosas semillas, cuando una puerta se cerró de golpe tras de mí.
Había caído en una trampa.

IX

Francamente fui muy estúpido al caer en una trampa
tan evidente. Eso me pasó por tener cerebro de pájaro. Claro que dentro de todo no estaba tan mal. Mi jaula era bastante espaciosa, con dos pisos y harta tontería como para entretenerse. La comida no me faltaba y era de buena calidad.
Mi hogar estaba ubicado en el living de la casa, que se veía bien arreglada y limpia, con piso de madera, sillones grises que daban la sensación de comodidad y unas pocas repisas con adornos de loza, en un ambiente no tan grande que siempre estaba bien iluminado, ya sea por las generosas ventanas por donde entraba la claridad del sol o por las lámparas de pie y los apliqués instalados en las murallas.
Me trataban muy bien. Claro, yo era el «chiche», ya que no tenían otra mascota. Era la familia feliz: El matrimonio bien constituido, dos niños bien educados y una mascota que no molestaba; no se cagaba en la alfombra ni se subía a robar el jamón de la mesa.
Y lo mejor era la noticia sobre la posible compra o
captura de una hembra para acompañar a este pajarito «guacho».

X

Mi compañera resultó ser bastante simpática y ya
planeábamos la posibilidad de ser más que amigos, pero los planes se truncaron.
Un domingo, la familia feliz salió de paseo y el hijo menor, de sólo cinco años, dejó mal cerrada la ventana del baño. Descuido de los padres, digo yo.
El asunto es que justo ese domingo yo estaba muy
cariñoso con mi compañera cuando ¡horror! un gato había entrado a la casa y ya tenía ubicada nuestra jaula. El felino no dudó un instante y se abalanzó encima nuestro.
Yo no pude controlarme, ni menos tranquilizar a mi amiga. La jaula, que colgaba de una pared, se empezó a balancear, con el gato encaramado como mono a los barrotes. Y lo que se veía venir, ocurrió. Nuestro hogar cayó al suelo y pensé rápidamente «debo escapar, ir a un lugar fuera del alcance del gato». En ese instante no me importó mayormente mi futura novia. Una de las puertas se abrió y escapé, traté de volar rápido y alto, pero el maldito gato me prefirió a mí en vez de mi indefensa amiga.
No sé cómo, pero el felino brincó de una manera
increíble y logró atraparme. Y quedó contento. No persiguió a su otra presa. Con mi cuello entre sus mandíbulas se dirigió a la ventana del baño y salimos de la casa.
Ya en la calle, en un tejado cercano, y cuando la vista se me nublaba, el gato me soltó, me miró y clavó sus uñas, desgarrando mi frágil pecho.
Lo que más me aterró no fue el sentir que la vida se me iba, sino mi última visión: El gato tenía un ojo azul y el otro verde.


FIN






Seguidores

No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.